"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

martes, 11 de octubre de 2011

La videollamada, el mito, la verdad


Mirad al falso techo de dónde estéis e intentad recordar.... (sonidito de arpa), recordad esas imágenes de Dick Trazy con su comunicador de pulsera con vídeo, eran los años 30, y aquello era ciencia-ficción de la chunga, apenas habían aparecido los primeros televisores y ya querían llevarlos en la muñeca.
Mierda no tengo cobertura, wait... si aún no se ha inventado...



Más cerca de nuestro tiempo me llega a la mente imágenes de la película 2001, una odisea en el espacio, o también, la de desafío total. En ellas se ve un aparato muy interesante: el videoteléfono. Engendro siempre consistente en una pantalla de tubo, la cámara, que se supone que toma tu imagen, es inexistente, recordemos el coche fantástico, cuando llama Devon, felices 80, todo valía...y todo el mundo pensaba "en el futuro en todas las casas habrá uno de estos", bueno, veremos que si pero no.

Pero no me quiero enrollar más, vamos al tema, posiblemente tengas un móvil, y dentro de esa remota posibilidad puede que tengas un móvil con una cámara delantera, esa camarita sirve para que te vean el careto en una videollamada. Impresionante.

Antes de los servicios por IP, hacer una llamada de vídeo por un móvil sólo era posible con un Nokia de alta gama o similar, y el operador te la cobraba a precio de oro, yo en mi viejo Nokia N73 sólo hice una llamada "y pá probar" vamos, lo que hemos hecho casi todos. Era demasiado caro para lo que ofrecía, una imagen borrosa y a saltos, y hablarle a un móvil en la mano desde lejos te hacía sentir algo ridículo, no me preguntéis porqué, pero en la calle me daría palo hacer una videollamada.
Nokia N73, menos WIFI y hacer café, hacía de tó
La "tecnología" cayó en el olvido, durante unos años por falta de demanda, y empezó la época de iPhones y Androides, ninguno de los primeros modelos ofrecía esta posibilidad y carecían de cámara delantera, Nokia sin embargo le ponía cámara delantera a la mayoría de los terminales, supongo que por costumbre.

En el área del PC de escritorio la cosa era distinta, una webcam no costaba más de 15 euros se podían hacer llamadas de voz y vídeo con prácticamente cualquier programa de mensajería instantánea, además estaba Skype y similares que permiten hacer llamadas de voz a fijos y móviles a bajo precio, tenía más lógica usar el vídeo en casa, sentados, cómodos y en la intimidad de la familia, para contactar con familiares lejanos, y a precio cero. Por supuesto no podemos olvidar las videoconferencias del mundo empresarial o educativo, dónde tienen mucha utilidad y sentido.

Entonces a alguien se le ocurrió que se podía hacer lo mismo aprovechando la velocidad de conexión a internet de los móviles actuales, y así surgieron cosas como Tango para Android, después, una versión para el mismo sistema de Skype y por supuesto el famoso Facetime de Apple, aunque al principio sólo funcionaba con WIFI y siempre a otro aparato de Apple. ya podíamos emular al héroe de gabardina amarilla y nombre de picha

Aunque no lo parezca, pesa un quintal...

Aún así nunca he visto a nadie por la calle haciendo una videollamada, por mucho que en la serie de televisón Fringe lo intenten mostrar como algo "normal", simplemente, porque a la mayoría de la gente le sobra con la voz e incluso con el texto, los servicios de mensajería son mil veces más populares, porque tienen varias ventajas, son totalmente privados, ya que no se oye conversación, y se pueden leer "más tarde", si llamas a alguien en mal momento te colgará, si le mandas un mensaje sabes que ya lo leerá cuando pueda.

Yo tengo instalado Tango en mi teléfono Android y se que contaré con los dedos de una mano las veces que lo usaré... o vaya, alguien del público levanta la mano ¿y si quieres mostrar una imagen? puedo tomar una foto y mandarla por whatsapp con la misma ventaja que el texto, se queda guardada para verla más tarde.

En conclusión, la videollamada aún sigue siendo ciencia-ficción, ya que no ha calado todavía y aún queda mucho tiempo para que todo el mundo se ponga a hablar a un móvil como el que tiene hipermetropía, ¿y si recibes una videollamada anónima? ¿la aceptarías?

Hola guapo....