"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

miércoles, 23 de enero de 2013

Armas del bando pobre - El "técnico"


En estos tiempos aciagos, de vuelta a la lucha de clases, de grandes corporaciones dirigidas por hombres perversos y de guerras desconocidas en lugares remotos con excusas teológicas de trasfondo puramente económico aún queda sitio para hablar de curiosidades, y si tratan sobre armas pues mucho mejor.

La historia de las armas, independientemente de para que han sido ideadas, es fascinante, si existe un tipo de artilugio que define la evolución técnica dela humanidad es aquel que sirve al hombre para matar al hombre. Es irónico que tan terrible concepto, siendo analizado desde un punto de vista estrictamente científico, nos descubra que hubo quien pensó y trabajó mucho para mejorar y fabricar objetos cada vez más mortíferos y poderosos, a la par que prácticos.

En esta serie mostraré algunos de los conceptos de armamento que se han hecho famosos por se usados por ejércitos no regulares, de guerrilla, o insurgentes como se les llama ahora.

Empezaré por algo que hemos visto todos en telediarios y periódicos pero que en realidad poca gente llama por su nombre. El "técnico".





Se puede definir como "el tanque de los pobres". Un técnico o artillado es una camioneta tipo pick-up o un todoterreno en la que se monta un arma pesada, generalmente una ametralladora de cinta, aunque se pueden poner cañones, artillería, lanzagranadas... Su uso está muy extendido en zonas como áfrica, ya que es un arma de gran calibre, móvil, y muy efectiva tanto en zonas urbanas como en desiertos. Permite además el transporte de tropas y también puede ser usado de vehículo de enlace.



En áfrica siempre ha habido guerras y sin duda siempre las habrá, el motivo no es material para esta entrada. pero en un lugar tan belicoso y en general con tan pocos recursos, al menos para la población en general, tener armas baratas y efectivas es algo bastante habitual. Y además, el viejo concepto de que el que más ganado posee es el líder más rico, se metamorfosea en quien más técnicos posee es el señor de la guerra más poderoso.

Parece ser que el término tiene su origen en que las ONG en los años 90 tenían que pagar sobornos y escoltas armados para desplazarse con un mínimo de seguridad, y para que en los libros contables no apareciera reflejado el gasto como tal se anotaba como "acceso a asistencia técnica", y de ahí la relación directa con el vehículo.

Naturalmente, poner un arma en un coche no es algo nuevo, en los inicios de la Primera Guerra Mundial, antes de que los tanques hicieran aparición se experimentó con montar armas en cualquier cosa que tuviera ruedas, coches, camiones, bicicletas y motos.




Durante la Segunda Guerra Mundial también se utilizó el concepto, aunque la capacidad industrial de los combatientes era lo bastante potente como para hacer prioritario el carro blindado, era habitual armar vehículos ligeros para su autodefensa o como antiaéreos.

Según la historia, los primeros técnicos como tales aparecen en en el Sáhara occidental utilizados por el Frente Polisario mientras luchaba por su independencia, allá por finales de los años setenta.

El concepto es simple, un vehículo fácil de obtener, fiable, robusto, rápido (en comparación con un blindado), con gran capacidad de carga (se ha llegado a ver a 20 hombres subidos en uno), llegas a toda velocidad y despliegas en segundos todo un pelotón de fusileros, apoyados por el fuego pesado de la ametralladora, sencillo, brutal y arrollador en escenarios de guerra de guerrillas y combates irregulares urbanos o en campo abierto.

Durante la guerra entre Líbia y Chad, en los años 1986-87  se utilizaron con tal éxito estos vehículos que incluso se le ha puesto el nombre de "Guerra de los Yoyota", ya que la marca favorita para estos vehículos en la japonesa, por su fiabilidad y dureza en condiciones extremas, y sobre todo por la gran difusión internacional que tiene este fabricante.



Los chadianos se dieron cuenta de que podían atacar de forma rápida y por sorpresa, además de que el peso ligero de sus técnicos no activaba las minas antitanque, diseñadas con una espoleta pensadas para vehículos pesados. Sus Land Cruiser se enfrentaron a los tanques libios y ganaron, gracias a su mejor conocimiento del terreno, a atacar por dos flancos y al exceso de confianza libia, que pensaba que sería un paseo militar. El desierto era como el mar, y estos todoterreno eran el equivalente a destructores rápidos y muy bien armados, con capacidad de transporte de tropas. No sería la última vez que demostraran su valía, durante la revolución contra Gadafi se usaron mucho estos vehículos por parte de los rebeldes libios.

Somalia ha sido el paraíso de los técnicos. El escenario de "Blackhawk derribado", la pobreza y la terrible afición a la guerra en este país es el caldo de cultivo ideal para armas de este tipo. Desde la guerra civil en la década de los 90 hasta la actualidad, este país del cuerno de áfrica ha estado en conflictos permanentes tanto internos como contra Etiopía, aunque éstos ya se conocen el percal de tanto luchar allí y saben como acabar con ellos, la mayor desventaja de un técnico es que no suele tener blindaje.



Iraq, Libia, Chad, Sudán, Afganistán, Liberia, Líbano...son los lugares en dónde el uso de este recurso improvisado de guerra campa a sus anchas y posee un potencial mortal, En la actualidad, incluso el ejército de México utiliza vehículos similares en su lucha contra el narcotráfico.


Sin duda volverás a verlos en las noticias y en los periódicos, disparando a ninguna parte, o abarrotados de pobres hombres, carne de cañón de los poderosos, que en el fondo sueñan simplemente con vivir mejor. Ahora mismo el escenario de "moda" es Malí, con la guerra civil en marcha entre el norte y el sur del país y Francia intentado mediar de forma discreta.

Enlaces de interés:


Puedes ver la segunda parte de esta serie: