"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

"Porque una hoja bien afilada es más segura que una hoja mellada"

jueves, 26 de enero de 2012

Programas útiles, IrfanView, el mini-photoshop del día a día.

Esta va a ser una serie sobre programas gratuitos pero de de gran utilidad para el trabajo diario, sencillos de usar, y si es posible, en castellano. Vamos pues.

Una de las cosas que me suelen pedir a menudo cuando instalo un ordenador es el Photoshop®, que como todos sabemos es un programa profesional de manipulación retoque de imágenes, y entendemos "profesional" por "complejo y caro".

Se de gente que tiene el Photoshop® para hacer recortes, cambiar tonos, quitar ojos rojos y hacer efectos chorras, fin del uso, para eso no hace falta un programa de 2000 pavos, los hayas pagado o no.

Existen alternativas, ligeras, gratuitas, eficaces y sencillas de usar para el 99% del trabajo que haremos con una imagen, tanto para uso casero como para entorno de oficina, simplemente, si no eres diseñador gráfico NO necesitas Photoshop®, así de claro lo digo.

Según el autor, es un gato rojo.




Para retoques caseros y administrar fotos familiares y personales bastaría un programa como el Picasa, una suerte de iTunes (salvando las distancias) para fotos. Quizás hablemos otro día de él, pero el título del post lo dije claro hablaremos de:

IrfanView





Lo primero es descargarlo de su página oficial, lo sé, no es una página bonita y está en ingles, dadme tiempo leñe, que acabamos de empezar, mirad os lo voy a poner fácil.



Procedemos a instalar, por orden, ambas cosas como siempre, abrimos el programa que estará en perfecto inglés y para cambiarlo a español vamos al menú Options y elegimos Change language, allí debería estar SPANISH.DLL, pues lo elegimos y ya está.

Ahora tenemos un programa con un asqueroso fondo negro y unos botones más feos que pegar a una madre. Eso es justo lo que queremos, algo sencillo y eficiente.

Asquerosamente feo, deliciosamente útil.

Abrid cualquier imagen con él, arrastrando una encima o con la opción de abrir archivo. Si empezamos a ver los menús encontramos lo típico, basta con curiosear un poco para encontrar funciones que usaremos continuamente, guardar en otro formato, girar la imagen, cambiar el tamaño, la resolución, recortar una zona, añadir un texto o pintar encima, incluso efectos chorras, etc...vamos lo que hace Photoshop®, excepto las capas y dos cosas más, casi todo.

Por ejemplo un recorte, seleccionamos un trozo de imagen. dibujando un cuadrado de selección y damos a "Ctrl+Y", no podemos hacer selecciones que no sean rectangulares, pero para hacer un recorte rápido nos sobra.

Rotar la imagen no puede ser más sencillo, con las teclas "L" y "R" se gira a la derecha y la izquierda, se puede invertir y se puede rotar de forma precisa con "Ctrl+U".

A la hora de "Guardar como..." nos ofrece el poder archivar en prácticamente todos los formatos de imagen que conoces y muchos más que no sabías ni que existían, con sus opciones correspondientes.

A la hora de imprimir tenemos mucho juego para poder encajar la imagen en el tamaño del papel, centrar, ajustar y poner encabezados y pies de página.

Si le damos a la "C", accedemos a un potente capturador de pantalla, permite automatizar capturas, capturar ventanas en concreto o contenidos de ventana, capturar a portapapeles o en archivo, en fin, muchas cosas con una opción para cada ocasión.

Pero mi opción favorita y la que me parece más potente es el sistema de proceso por lotes, permite automatizar tareas con cientos de imágenes que de otra forma nos sería imposible hacer a mano, al menos no en un tiempo razonable. Imagina que viene tu jefe y te pide que le mandes por email 50 imágenes, pero están tomadas con una cámara digital de 14 megapíxeles y cada una ocupa la burrada de 5 megas, a ver como mandas eso al pavo sin saturarle el email, y para colmo son fotos de ejemplo y no hace falta que midan 3000x3000.

Hay que reducirlas de tamaño, pero si tienes que ir una por una te va a dar un yuyu, así que vamos a hacerlo en pocos segundos. Abrimos el procesador por lotes con la "B".


Vamos a hacer una conversión por lotes, esto quiere decir que le vamos a dar al programa 3 cosas; un cerro de fotos, unas acciones que debe hacer con ellas y un lugar en dónde guardar el resultado.

Arriba a la derecha navegamos por el directorio donde están los originales, podemos seleccionar una por  una pero lo normal sería meter toda una capeta de fotos, vamos a ella y pulsamos el botón de más abajo que pone "Agregar todo", se listarán en la parte inferior blanca, esas serán las imágenes a procesar. El siguiente paso es decir dónde se guardará el resultado, donde pone directorio de destino podemos elegir una carpeta de salida, no podemos crearla desde ahí, así que mejor tenerla preparada, para este ejemplo podéis ver que yo  tengo "C:/temp" (soy un clásico)

Y ahora la parte más complicada, decir que hacer, posiblemente este proceso tendréis que repetirlo unas pocas veces hasta conseguir el efecto deseado, revisad las fotos resultantes siempre.

Marcad la casilla de "Opciones avanzadas" que está debajo del formato de salida y pulsad luego el botón de Avanzadas que se habrá activado. La horrible pantalla que sale es esta:


Como veis he marcado lo que nos hace falta para este ejemplo, en este caso REDIMENSIONAR, y le digo que reduzca la imagen a un 20% del tamaño original, manteniendo la proporción de alto y ancho por supuesto, el resto de pijadas las dejamos sin tocar que no hacen falta. Podemos guardar estas opciones para futuros marrones de jefes.

Ya está todo preparado y poder dar al botón de comenzar, una ventanita nos dirá que tal va el tema, cuando acabe vamos a ver que tal ha quedado, comparamos el peso de la imagen original con su equivalente mini, ahora podemos mandarlas por email sin muchos problemas.

Otras función muy interesante es poner una marca de agua a todo un lote de fotos, algo que nos puede servir si vamos a publicar en un blog, anda mira, bueno, yo es que soy muy vago para eso xD.


Sin otro particular, espero os haya sido útil.